Viajar, un arma poderosa

“El viaje más largo empieza por un paso”


En este artículo vamos a revisar desde una nueva óptica el hecho de viajar.

Habitualmente asociamos el hecho de viajar con nuestro casi siempre escaso tiempo disponible para el ocio, como una opción para cambiar de aires, pasarlo bien y desconectar. Algo que nos encanta pero a lo que no solemos prestar mayor atención tras la vuelta a nuestros quehaceres cotidianos.

Es cierto que buena parte de los humanos asocian los viajes a personas con un cierto nivel económico o a gente muy aventurera y lo consideran como algo prescindible, casi podríamos decir como un lujo.

Sin embargo, si reflexionamos un poco más detenidamente sobre el tema, nos daremos cuenta que viajar no es sólo una agradable actividad como una buena copa de vino al atardecer, ver un partido de fútbol de nuestro equipo favorito o un masaje relajante. Viajar es mucho más.

Pero antes de repasar las virtudes de cambiar temporalmente de lugar, echemos un vistazo al asunto de si viajar hoy en día es accesible para toda clase de gente y circunstancias o no.

¿VIAJAR ES UN LUJO?

Emprender un viaje es, como casi todo, algo relativo. Siempre se puede viajar, lo único que deberemos hacer es ajustar ciertas condiciones del viaje. A ver cuál es nuestra excusa:

  • No tengo tiempo.

Aunque viajar está asociado con estancias relativamente largas, digamos de al menos una semana, no tiene porqué ser así. Si no disponemos de mucho tiempo libre siempre tenemos los puentes, las escapadas de fin de semana o incluso los planes de un día. Viajar, en el sentido que tratamos en este post, y para obtener las ventajas de las que luego hablaremos, no sólo es recorrer grandes distancias o disponer de mucho tiempo. Los beneficios se pueden conseguir sin irse a la otra parte del mundo y con sólo unas pocas horas en la maleta. Lo más importante es que el lugar nos resulte novedoso, da igual si está más o menos lejos.

  • No tengo compañía.

Aquí hay dos opciones: buscar compañía o viajar solos. Para hacer un pequeño viaje de escasa duración no es necesario ir con tu pareja o con tu amiga del alma. Puede ser una buena forma de salir de tu zona de confort y conocer mejor a personas con las que te llevas bien pero con las que no has llegado a profundizar en vuestra relación personal. A lo mejor hasta descubres cosas muy interesantes de él o de ella que desconocías.

Otra opción es viajar solo. Hoy en día ya no es un tema extraño o mal visto como ocurría hace algunos años. Mucha gente viaja sola y disfrutan enormemente de la experiencia. Como dicen en el Camino de Santiago (que mucha gente inicia sola): “el camino te da lo que necesitas”.

  • No tengo dinero.

Esto, en la era de Internet y de la economía colaborativa, ya no sirve de excusa para casi nada. Tenemos al alcance de un clic comparadores de vuelos y hoteles baratos, ofertas especiales y todo tipo de chollos para todo tipo de bolsillos. Se puede viajar en bicicleta, en transporte público o en tu propio coche. Y tu viaje puede ser de un mes a un hotel de 7 estrellas en Dubai o a pasar el día en ese pueblecito con encanto a 30 minutos de tu ciudad y que todavía no has visitado.

De acuerdo, se puede estudiar lo de viajar, dentro de las posibilidades de cada persona. Pero…¿para qué sirve viajar?

4 GRANDES VENTAJAS DE VIAJAR

  • HIGIENE MENTAL

¿Te cepillas los dientes? ¿Te duchas habitualmente, aunque sea una vez al mes y no te haga falta?

Si la respuesta es sí (eso esperamos), probablemente sea porque eres una persona limpia y que se preocupa por su higiene física.

La limpieza física es necesaria y se da por supuesto en nuestra sociedad. Pero hay otro tipo de higiene, la mental, que no es tan popular. Higiene mental es refrescar tu manera de ver el mundo, desconectar por un tiempo de tus pensamientos repetitivos cotidianos y dejar espacio para sentir cosas diferentes. Es abrir las ventanas de tu hogar mental para dejar entrar la luz y el aire fresco. Nada más necesario.

  • CENTRARTE EN EL AHORA

Una de las maneras más fáciles de dejar de preocuparnos por lo que pasó o por lo que va a pasar es ponerte a ti misma en una situación novedosa. Lo quieras o no, tu cerebro se espabila, aumenta la percepción de tu nuevo entorno, activa tus cinco sentidos y se olvida de todo lo que no sea el momento presente. Todo un spa para tu mente y tu espíritu.

Hay pocas cosas en esta vida que tengan tantos pequeños detalles positivos como viajar. Si organizamos nuestro viaje de una forma creativa, podemos conseguir altas cotas de diversión, entretenimiento o relax y al mismo tiempo aumentar nuestra cultura, mejorar nuestra forma física o nuestra salud en general.

  • NUEVAS PERSPECTIVAS

Como sabemos, la inmensa mayoría de nuestros pensamientos son recurrentes. Es decir, cada día, tenemos los mismos pensamientos y razonamientos que el día anterior. Cambiar tu entorno y tu situación, aunque sea por unos pocos días o incluso horas, hace que se incrementen las posibilidades de encontrar nuevos enfoques a los problemas, dar con soluciones creativas que no nos habíamos ni planteado. Viajar son vitaminas y minerales para tu creatividad.

Las mejores cosas de la vida no se pueden dejar de experimentar, y sin duda, viajar es una de ellas. Así que hazte un plan, organízate y pon en marcha tu próxima pequeña aventura. Como has visto los beneficios son estupendos y cualquier persona puede viajar. Sólo es necesario que te lo propongas. Tu cuerpo y tu mente te lo van a agradecer.

Viajar

Vive tu aventura …