Las propuestas de año nuevo… ¿Se cumplirán?

Propósitos para el año nuevo


El mayor peligro para la mayoría no reside en establecer una meta demasiado alta y fracasar, sino en establecerla demasiado corta y conseguirla.


  –Michelangelo Buonarroti.

Arranca un nuevo año y, como siempre, nos proponemos conseguir nuevos retos como dejar de fumar, hacer más ejercicio, cambiar de trabajo, pasar más tiempo con tu familia y amigos o incluso sacarte ese curso que tanto tiempo llevas pensando. Pero ¿cuántos años has conseguido realizar algunos de tus propósitos para el año nuevo?.

La mayoría de estudios evidencian que las resoluciones o promesas de Año Nuevo comienzan a decaer después de una semana, y sólo el 40% de personas que hacen resoluciones realmente se comprometen con sus objetivos.

Según un estudio realizado por Statistics Brain a principios de 2018, un 41,6% de la población abandonó sus propósitos el primer mes del año, y sólo un 9,2% consiguen cumplir algunas de las metas propuestas. Otra investigación realizada por el catedrático de Divulgación Pública de la Psicología de la Universidad de Hertfordshire, Richard Wiseman, apuntó que cerca de un 90% de la población incumplió los hábitos propuestos a lo largo de todo el año.

Está claro que los porcentajes de personas que cumplen con sus propósitos es muy bajo, y año tras año sigue un porcentaje parecido.

¿Cuáles son los propósitos más populares?

  • Tener más tiempo para hacer ejercicio.
  • Leer más.
  • Dejar de fumar.
  • Perder peso.
  • Aprender algo nuevo.
  • Pasar más tiempo con la familia y amigos.
  • Gestionar bien las deudas.
  • Viajar más.
  • Gestionar el estrés.
  • Llevar una vida más saludable.

Seguro que te identificarás con más de uno, y cada año se van sumando, pero te preguntas ¿Por qué, si el año pasado no los cumplí o sólo duró un par de meses, este año sí lo conseguiré?

Seguro que algo está fallando, y lo más probable es que estemos enfocando mal la manera de conseguir las metas. Queremos conseguirlo a corto plazo, “para ya”, y viéndolo así nunca llegaremos a lograrlo, esta es una de las razones por la que en el plazo de una semana, un mes o tres meses nos cansamos y decidimos que el año siguiente será el año.

Dar el paso e intentar conseguir una meta tan grande en tan poco tiempo es algo casi imposible para cualquiera (hasta para cualquier superhéroe), no pienses que eres sólo tú, hay miles de personas con ese enfoque de sus metas y conseguirán lo mismo, “el próximo año será” y empezarán a salir excusas (falta de tiempo, estrés, falta de auto control o falta de fuerza de voluntad) para justificar el porqué no conseguiste todos los propósitos que con tantas ganas empezaste el día 1 o el 2 de enero.

Imagínate que estás preparado para subir una gran montaña, tú te encuentras todavía muy lejos. Esta sensación de agobio por todo el camino que te falta por recorrer, puede ocasionar que des media vuelta y regreses a casa sin lograr llegar a la cima.

Tu motivación al principio del año es muy alta pero según pasan los meses esta motivación disminuye. Las cosas se complican cuando no sólo tus propósitos son demasiado grandes, sino que además eliges empezar con todos al mismo tiempo.

Un punto muy importante es que los propósitos de año nuevo son en realidad hábitos. Para lograr construir un nuevo hábito en tu vida, es necesario tomar decisiones conscientes a lo largo del tiempo.

Para que estas metas se cumplan tenemos que transformarlas en hábitos, en objetivos a largo plazo y empezar por pequeños retos.

En vez de pensar en “hacer más ejercicio” apuntándote al gimnasio o a salir a correr 5 kms, puedes empezar con algunas caminatas, salir a patinar o a bailar, ¿no crees que estos propósitos serán más fáciles de conseguir y no te harán perder dinero, tiempo y sobre todo energía para dejarlos a los pocos días?

Existen varias herramientas que nos pueden ayudar a conseguir esos propósitos para el nuevo año:

  • Planea bien tus metas: Necesitas una estrategia para conseguir tus objetivos. Primero establece unos pasos para alcanzar tu meta, puedes ponerte objetivos más sencillos al principio para sentirte motivado al ir alcanzándolos. Así, también puedes anticiparte a los posibles impedimentos que puedas encontrar: anota los obstáculos y planea como superarlos.
  • Cambia tu manera de pensar: Escribe en una libreta tus propósitos y el porqué no los conseguiste anteriormente, ¿Qué era lo que te impedía conseguirlos? Coge los pensamientos que se interponían entre tus metas y tú, y cámbialos por motivaciones y pensamientos positivos. Liberarte de una mentalidad negativa no sólo te ayudará a conseguir lo que te propongas, también te hará sentirte mejor y más feliz.
  • Comparte tus propósitos con amigos o familiares: Cuéntales a gente de confianza tus propósitos para este nuevo año, te verás más obligado a conseguirlos e incluso podrían ayudarte a alcanzarlos mas fácilmente. En cambio, si te lo guardas para tí, será más fácil que tires la toalla… total, nadie se va a enterar.
  • Celebra tus éxitos: No esperes hasta que tu propósito se cumpla por completo. Por cada avance otórgate un premio o estímulo que te impulse a seguir con entusiasmo.
  • Vuelve a intentarlo: No te rindas a las primeras de cambio, siempre hay tiempo para volver a intentarlo. Se debe ejecutar, hasta convertirlos en un hábito. Para hacerlo se debe practicar la paciencia y ser flexible a los posibles cambios, teniendo tolerancia a la frustración. Muchas veces los propósitos no se logran al primer intento.

Cuando nos proponemos cambiar un hábito tenemos que enfrentarnos a varios obstáculos que aparecen en el camino. En muchos casos no tenemos un plan para actuar correctamente y simplemente nos dejamos llevar por las tentaciones del momento. Lo que nos obliga a desviarnos del camino y alejarnos de nuestra meta. Para ello, la coach motivacional Tania Sanz propone un método simple que permite medirlos diariamente:

El método es tan sencillo como responder cada día a determinadas preguntas relacionadas con el propósito. Tomando el ejemplo de la meta de bajar de peso y en base a lo escrito las preguntas serían: “¿logré comer saludablemente hoy?”, “¿comí algo que está fuera de mi dieta?” y “¿tengo listos mis alimentos de mañana?”.

Las respuestas, ayudarán a medir el avance en la meta y dará la oportunidad de ser flexibles, evaluando la capacidad de ser constante y de darse la oportunidad de fallar, a veces. Lo ideal sería responder de forma favorable a la meta y tratar de acumular días positivos en la consecución de objetivos concretos, afirma Sanz.

Timoteo Pychyl, profesor de psicología en la Universidad de Carleton, en Canadá, recuerda que los propósitos de Año Nuevo son una forma de reinventarte y motivarte. Os recomendamos el libro “La solución de la procrastinación“, escrito por este famoso profesor de psicología.

Una fórmula que no falla al cumplir cualquier meta es la disciplina. Así que lo ideal es dejar de posponer las cosas y dejar de ser apáticos, de esta manera estarás satisfecho con las cosas que logres al finalizar este ciclo que inicia. ¿Cuáles son tus deseos para este año?

Consigue tus propósitos para el año nuevo
Sean los que sean, haz ahora mismo una pequeña acción y ya estarás mucho más cerca de lograrlos.