El Hábito más importante de todos

El Hábito más importante de todos

“Somos lo que repetidamente hacemos”


Cualquiera que haya reflexionado alguna vez sobre cómo le van las cosas y cómo hacer que le vayan mejor, habrá, antes o después, en algún libro, post o vídeo, topado con el tema de los hábitos.

Son muchos los autores que afirman que lo que somos es el fruto de lo que hacemos repetidamente, es decir, de nuestros hábitos. Un hábito no es más que aquello que hacemos repetidamente en el tiempo.

Algunos los consideramos negativos y otros positivos, pero tanto los unos como los otros afectan a lo que somos y seremos, y en definitiva, a nuestra calidad de vida. En otros posts hablamos de cómo eliminar viejos hábitos o adoptar nuevos, pero en este artículo nos centraremos en comentar cuál creemos que es el más importante y por qué.

¿Te has parado alguna vez a pensar sobre esto? ¿Cuál es el hábito crucial, aquel que realmente puede marcar una diferencia en tu vida?

Como en todo, puede haber opiniones diversas y todas pueden ser válidas. Aquí nosotros te exponemos nuestra opción y argumentamos las razones. ¿Cuál es?

De entre todas las conductas positivas que podemos adoptar, hay una que destaca por su efecto “palanca” y ése es:

⇒Salir regularmente de tu zona de confort⇐

Es algo que a priori puede darnos cierto respeto, e incluso a veces hasta temor, pero es algo que siempre vale la pena. Algunos de los argumentos a favor son los siguientes:

Mejorar hábitos

  1. Habilidades

Las nuevas experiencias siempre nos fuerzan, de una u otra manera, a desarrollar nuestras habilidades o a aprender de nuevas. Esa cierta incomodidad al principio se vuelve en disfrute al cabo de cierto tiempo. ¿No recuerdas lo duro que fue aprender a montar en bici? ¿Y lo mucho que disfrutas ahora?

      2. Autoconfianza.

La confianza en uno mismo no es algo que cambie de la noche a la mañana, y no es fácil, pero tampoco ni mucho menos imposible. Si atraviesas el túnel de la torpeza o ignorancia iniciales, al final hay un enorme premio. Aprender es, a fin de cuentas, ser capaz de hacer mañana lo que hoy no puedes. Eso es también, crecimiento personal.

       3. Contactos.

Toda nueva situación incorpora la ocasión de conocer gente. Gente que tiene intereses e inquietudes comunes a los tuyos, gente diferente que puede aportarte nuevos puntos de vista y una buena dosis de empatía.

       4. Creatividad.

¿Qué es la creatividad? Simple y llanamente la capacidad de combinar cosas conocidas de una manera diferente.

¿Y qué ocurre cuando conoces cosas nuevas y vives situaciones diferentes? Pues que aumenta tu capacidad creativa. Las nuevas experiencias aumentan tu habilidad para encontrar soluciones nuevas a problemas antiguos, para reenfocar tu realidad y llevarla a un lugar mejor.

Esperamos que te hayan parecido razones de peso, pero aún falta el último argumento. Las cuatro razones anteriores tienen una cosa en común, todas ellas pueden servir para:

⇒Descubrir nuevas oportunidades⇐

Si perfeccionas tus aptitudes actuales e incorporas otras nuevas, sin duda mejorará tu autoconfianza. Por otra parte, con una mayor red de personas conocidas con intereses afines a los tuyos que te puedan aportar su experiencia y una mayor capacidad creativa para enfocar situaciones cotidianas, tu capacidad de descubrir y aprovechar nuevas oportunidades se multiplicará exponencialmente y esto llevará a un aumento en tu bienestar y calidad de vida.