Gran Autoestima Y Felicidad

“Las personas que necesitan la mayor aprobación de los demás consiguen poca. Y los que no necesitan aprobación de los demás consiguen más”


                                                                                                – Wayne Dyer

Cuando el conjunto de percepciones. Pensamientos creencias y evaluaciones que tenemos sobre nosotros mismos se vuelve negativo, suelen aparecer problemas de baja autoestima, los cuales en no pocas ocasiones, pueden llegar a limitar mucho nuestra vida cotidiana.

Aunque este tipo de problemas es bastante frecuente en nuestra sociedad, no todo el mundo es capaz de identificar lo que le ocurre (no al menos de forma directa), ya que suelen ser los problemas derivados de la baja valoración de uno mismo los que nos empujan facilmente a buscar ayuda profesional: hablamos de la depresión, la ansiedad, el estrés o las adicciones.

No existe ninguna fórmula mágica para enseñarnos a querernos a nosotros mismos. No obstante, debes saber que fortalecer nuestra autoestima no es ninguna tarea imposible. Eso si, se trata un proceso gradual y muy personal, que exigirá un poco de constancia y empeño por tu parte.

Las claves para fortalecer tu autoestima

  • Acéptate y perdónate: no somos perfectos. Tratar de serlo, nunca podrá ser un objetivo realista para los seres humanos, de modo que deja ya de torturarte. Aquello que no hacemos tan bien debe servirnos para aprender y para tratar de mejorar, pero nunca para restarle valor a todo lo que se nos da bien. Para poder sentirnos bien con nosotros mismos, debemos aceptarnos tal cual somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos.
  • Abandona los pensamientos negativos y limitantes: empezar a cambiar el típico “no puedo” por “lo voy a intentar”. En ese sentido, es muy importante saber establecer metas realistas. Y, si fracasamos, aprende. Hay que perder el miedo al fracaso.
  • No te compares: céntrate en ti mismo, en tu propia vida, en lo que eres. Las comparaciones no solamente son odiosas, también son injustas. Cada persona es un mundo, y muchas veces tendemos a idealizar a los demás en aquellos aspectos en los que nos notamos más carentes. Piensa que con la envidia solo conseguiremos sentirnos desgraciados.
  • Aprende a encajar las críticas: para que no se conviertan en un lastre en nuestra vida diaria. Por otra parte, criticarse a uno mismo no debe estar prohibido, siempre y cuando dichas críticas sean constructivas, y no se conviertan finalmente en instrumentos para culpabilizarnos, desestabilizarnos y estancarnos. Cualquier mejora en unos mismo proviene siempre de la aceptación.
  • Libérate de tus lastres: a veces, arrastramos mochilas tremendamente pesadas que no nos dejan ser felices: trabajos que no nos satisfacen, relaciones que han dejado de aportarnos cosas positivas, hábitos que nos desagradan. Y bien: olvídate de ese dicho que afirma que “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”. La clave para poder deshacernos de nuestras cargas es tomar el control de las situaciones que nos desagradan, comprendiendo lo que nos pasa, siempre desde una actitud positiva, sin miedo al cambio.
  • Tu eres el único dueño de tu tiempo: gástalo en aquello que te haga realmente feliz. No en vano, desarrollar tus propias habilidades es la mejor manera de encontrarte a ti mismo.

Recuerda: para tener una buena autoestima, necesitarás tratarte con cariño y respeto. Siguiendo todos estos consejos, estarás mucho más cerca de conseguirlo.