Atracción fatal …o ideal

Somos nuestro propio demonio y hacemos de este mundo nuestro propio infierno”.

Óscar Wilde

Muchos habréis escuchado hablar sobre la ley de la atracción, sobre todo os sonará por el famoso libro llamado con este mismo nombre, escrito por Jerry Hicks. (Os recomiendo leerlo y podéis adquirirlo aqui, muy interesante).

Un pequeño resumen, muy resumido: a través de sus páginas podremos comprobar que todo lo que sucede en la vida, tanto lo que deseamos como lo que no, viene dado por la ley más poderosa del Universo: La Ley de la Atracción, la cuál llega a ser tan poderosa que con ella puedes conseguir prácticamente lo que deseas, te enseña a identificar qué tipo de vibración estás emitiendo en cada área de tu vida, serás consciente de que eres tú mismo quién decide si es positiva o negativa y descubrirás que puedes cambiarla si utilizas este método. Depende de tí y sólo de tí, que tu vida esté de la parte negativa o positiva.

Que tu vida esté de una parte u otra es fácil, en parte, hay muchos obstaculos que hay que saber saltar y no es tan sencillo como parece a simple vista. Un ejemplo: si dejas que personas negativas influyan en tu forma de pensar o en tus decisiones, entonces perderás el poder de ser el creador de tu vida ya que vas a empezar a crearla, pero con ideas negativas generadas por otras personas.

¿Alguna vez te has dado cuenta de que cuando estás rodeado de gente negativa, tú también te sientes más pesimista y deprimido? ¿O que cuando estás al lado de personas positivas, tu humor mejora y miras a la vida desde una perspectiva más optimista y feliz?

 “La mejor manera de superar pensamientos y sentimientos indeseables o negativos es cultivar los positivos” 


William Walker Arkinson.

La personalidad de los demás puede afectarte más de lo que te imaginas a tu propio carácter.

Si estás pensando en estudiar algo nuevo, cambiar parte de tu vida para mejorar o hacer algo que llevas tiempo organizando, estar al lado de una persona negativa te llevará a no hacer nada de lo que pensabas, haciéndote ver obstáculos que, a simple vista, te impedirá conseguirlo. Pero nada es lo que parece. Por eso es tan importante que cuides bien de las compañías con las que pasas la mayor parte de tu tiempo.

La parte de tu pasado también puede influir en la manera de ver las cosas y conseguir tu vida perfecta, tu mente está programada para guardar todas las experiencias que has vivido en el pasado así como todas las creencias y pensamientos que has tenido durante toda tu vida. Aun así, es posible usar conscientemente la ley de la atracción para empezar a formar nuevos hábitos y finalmente empezar a crear y atraer una nueva y mejor vida.

Las personas positivas siempre quieren exponerse a situaciones nuevas que les muestren algo que nunca habían visto. Las personas negativas se resisten al cambio y harán todo lo posible para mantenerse dentro de su “zona de confort

“La queja como una forma de vida”.

Todos nos quejamos alguna vez. El problema sucede cuando se adopta a la queja como forma de vida. En estos casos, la visión se nubla y todo cuanto se percibe es negativo. No hay más opciones, ni posibilidades. La atención se dirige hacia las desgracias, el sufrimiento, la negatividad y la incapacidad de uno mismo.

Ya no se trata de manifestar un estado de sufrimiento, sino de adoptar una posición existencial negativa frente al mundo. En realidad, es una estrategia para justificar la ausencia de avances muy utilizada por las personas negativas.

“Quejarse es el pasatiempo de los incapaces” 


Hugo Ojetti

Instalarse en la queja supone establecer un patrón mental que siempre seguirá el mismo cauce. Adquiriremos una costumbre de la que nos será difícil salir. Muchos necesitan regocijarse en la queja para sentirse reconfortados por los demás, y puede crear cierta “adicción”. Pero aunque, por mucho que nos cueste, si salimos de la queja y nos convertimos en personas más optimistas, empezaremos a verlo todo de otra forma mucho más alegre.

En un artículo de Piqueras, Ramos y colaboradores (2009), destacan que las emociones negativas que surgen de la queja “interfieren en los hábitos saludables y fomentan el desarrollo de conductas inadecuadas que ponen en peligro nuestra salud“. También señalan la relación entre las emociones negativas y los trastornos mentales y físicos: “no sólo existe una influencia de las emociones negativas en el inicio y el curso de estos trastornos, sino que también se reconoce una alta comorbilidad tanto de los trastornos mentales como de las enfermedades médicas con los trastornos ansiosos y depresivos y con la ira y el asco patológico”.

Características que presentan las personas negativas:

Las personas negativas siempre verán que todos sus problemas son gracias a otras personas, otras situaciones externas, pero no verán que el problema puede estar en ellas mismas. Se pasan la vida lamentándose por lo ocurrido en vez de tomar medidas.

  • Se toman las cosas demasiado a pecho.

Este tipo de personas se toman la cosas demasiado a pecho, como algo personal debido a su baja autoestima y confianza.

  • No salen de su zona de confort.

Centrarse en las debilidades provoca que las personas no tengan seguridad en sí mismas y les sea muy difícil o incluso imposible salir de la zona de confort.

  • Se preocupan en exceso por lo que los demás piensan de ellos.

Estas personas se preocupan en exceso por lo que los demás piensan de ellos. Como su felicidad depende de factores externos, son personas que están siempre preocupadas y no tienen la paz interior necesaria para ser felices.

  • Culpan a los demás en vez de hacer autocrítica.

Son personas que no perdonan ni aceptan, no aceptan la autocrítica y suelen culpar a otros de sus problemas y fracasos.

Características que presentan las personas positivas:

  • Ven en los fracasos oportunidades de crecimiento.

Una buena característica de este tipo de personas es la manera de afrontar los problemas que se les presentan a lo largo de la vida. Piensan que pueden aprender hasta de lo malo.

  • Son realistas.

Ser positivo no quiere decir que vivan ajenos a los problemas, sino que en vez de resignarse ante esta idea, orientan su pensamiento hacia la búsqueda de maneras para solucionar esto. Ser optimista es ser realista.

  • Saben automotivarse.

Las personas optimistas se automotivan constantemente, buscando estrategias para mantener siempre una mentalidad constructiva y orientada hacia los objetivos, la automotivación nos hace seguir en acción aunque la situación no nos favorezca.

  • Luchan por lo que quieren.

Todos tenemos sueños que cumplir pero hay que luchar por ellos. Las personas positivas tienen claro lo que quieren conseguir y trabajan duro para llegar a cumplirlo gracias a la confianza y el compromiso que les caracteriza.

  • Pasan de las críticas.

Este tipo de personas no tienen tiempo de pensar en lo que los demás piensan de ellos, y además no les afecta sus opiniones. Aprenden de las críticas constructivas y las negativas no les importan, tienen muy claro sus ideas, y su seguridad en sí mismas les hacen afrontar estas críticas de una manera de aprendizaje y mejora personal.